HISTORIA VASCOS
GUIPUZCOA-VIZCAYA-ALAVA |PREBOSTES VASCOS |LOS AGOTES y VASCOS | TOPONIMIA y VASCOS | PESTES de 1348 y 1646 y VASCOS |PAIS VASCO |JUDIOS VASCOS |INDUSTRIA y VASCOS |LA BOINA y VASCOS |MACHINADAS y VASCOS |CONQUISTA ARABE y VASCOS |VISIGODOS-FRANCOS y VASCOS |GASCONES- VIKINGOS y VASCOS |ZUBEROA-BAJA NAVARRA y VASCOS |VASCOS NEGREROS |Enlaces |HISTORIA VASCOS | CRONOLOGIA y VASCOS |SEÑORÍOS PAMPLONES y AQUITANO |INICIOS y VASCOS | NAVARRA y el DUCADO DE VASCONIA | IDIOMA y VASCOS | NAVEGANTES VASCOS | ORIGEN DE LOS VASCOS |CARLISTADAS y VASCOS |OÑACINOS-GAMBOINOS y VASCOS |LIMPIEZA DE SANGRE y VASCOS |BATALLAS EN NAVARRA y VASCOS |MITOLOGIA y VASCOS |CONTEXTOS COETANEOS y VASCOS |TEMAS VARIOS y VASCOS |FORALISMO VASCO | ADN y VASCOS |CORSARIOS VASCOS |ILUSTRADOS VASCOS |RECONQUISTA y VASCOS |VASCOS y NACIONALISMOS |CELTIBEROS y VASCOS |LIBERALES DEL XVIII y VASCOS | EL TURCO | ALBION | ESPADONES y VASCOS | TRES SINGULARIDADES y VASCOS
Historia Vascos Baja Navarra o Gascuña
 
ZUBEROA-BAJA NAVARRA y VASCOS

Cuando en 1610 accedió al trono de Navarra y de Francia Luis XIII, el rey recibió por separado la corona de Francia, el reino de Navarra y la soberanía del vizcondado de Bearne.

En 1620 Luis XIII viajó hacia los Pirineos, entró el 20 de octubre en Bearne en donde hizo registrar un edicto incorporando a la Corona de Francia el reino de Navarra, las soberanías de Bearne, Andorra y Donnezan.


PORTADA

La Baja Navarra
Historia de Zuberoa o Soule
Primeros reyes de Navarra
Historia vascos mapa Pirineos
LA BAJA NAVARRA ÚLTIMO REINO NAVARRO (1.530-1.620)

Enrique II, heredero del título de rey de Navarra y como su único soberano legítimo, consideró a los altonavarros por sus súbditos reconociéndoles capacidad de pleno derecho para solicitar beneficios en todas las posesiones de su soberanía de la Baja Navarra y del Bearne.

El rey Enrique II aprovechó la carencia de conflictos armados para dotar a la Baja Navarra de una administración calcada a aquella que antes tenia por capital a Pamplona.

Como rey de Navarra y del Bearne y como aliado del rey francés fue derrotado también en Pavía en 1525.

Poco después se casó con la hermana de Francisco I, Margarita de Angulema, alcanzando una alianza francesa-navarra que no dió el resultado apetecido por el rey como era organizar un fuerte ejército que le recuperara los territorios de Alta Navarra.

En sus últimos años Enrique II pretendió por la diplomacia lo que no había podido por las armas. Para esto intentó una política procastellana, que pudo acentuar a la muerte de su mujer Margarita en 1549.

Llegó aun a propiciar y aun colaborar con una invasión del Sudeste francés por tropas españolas. Sin embargo, no accedió al matrimonio de su hija Juana con el infante don Felipe, sino que la desposó con el duque de Cleves, y luego más tarde, tras el divorcio, con Antonio de Borbón.

Este último aportaba el ducado de Vendome. Este matrimonio se realizó el 20 de octubre de 1548.

Juana II de Navarra y Antonio de Borbón siguieron con su política proespañola con el intento de recuperar las tierras arrebatadas al sur del Pirineo o en sustitución de esas tierras pensaba ser recompensado con las tierras que querían fueran el futuro reino (le Cerdeña.

Pero a la muerte de Antonio en 1562 acaecida tras las heridas sufridas en el asedio de Ruan, Juana II de Albret, se decantó por otra política internacional y además abrazó la Reforma, con lo que destapó la soterrada e irreconciliable enemistad de Felipe II.


Desde este momento el norte de la política de Juana II fue expandir el proselitismo reformado en Baja Navarra y en sus restantes posesiones.

En consecuencia la reina instaló ministros hugonotes en Saint-Palais (La Rlve y Tartgas), en Ostabat (Tardets) y en Labastide-Clairance (Jean de Liçarraga).

En consecuencia algunos nobles se hicieron hugonotes como Marco de Lalanne, castellano de San Juan de Pie de Puerto. Pero la inmensa mayoría de los bajonavarros siguieron a Carlos de Luxe, que era jefe de los BEAMONTESE o partidarios de España.

Por lo tanto ya teníamos de nuevo los dos bandos en pie de guerra: el beamontés, antiinstitucional y católico contra el agramontés encabezado por Antonio de Gramont, que ahora se profesa reformado y partidario de la reina.

Los enfrentamientos no se dejaron esperar mucho tiempo. Los católicos se levantaron en armas en enero de 1568, expulsando a los ministros hugonotes, mientras que Lalanne, castellano del castillo de Garris se vio forzado a capitular.

En este momento debió entrar en acción el joven rey, Enrique III, que logró imponer la paz de Longjumeau. La reina madre Juana de Albret, a instancias de Le Mothe-Fenelon, enviado de Carlos IX, acabó por conceder el perdón a ios rebeldes bajonavarros.

Con esta oportunidad se proclamó la libertad de conciencia accediendo al Manifiesto de los Gentilhombres de la Baja Navarra y del pueblo que habían tomado las armas en defensa de la religión católica y contra el establecimiento de la religión reformada que pretendió la reina de Navarra.

Pacificada Baja Navarra, en septiembre de 1568 Juana de Albret fue a La Rochelle a incorporarse con los jefes hugonotes. Dejó como lugarteniente en Navarra y en el Bearne al varón de Arrós.

Por lo tanto la guerra religiosa prosiguía. Al principio vencieron los católicos que en Navarra tenían como caudillo a Carlos de Luxe, sublevado en octubre de 1568.

En marzo de 1569 el barón de Terride, en nombre de Carlos IX ocupó el Bearne y res~ableció en esa soberanía el catolicismo. Ayudado de Carlos de Luxe, asedió Navarrenx, en cuya plaza se había encerrado el barón de Arros.

Fue enviado por parte de Juana II el conde de Mongome~y, al que se le encomendó la recuperación del Bearne y de la Baja Navarra. En agosto de 1569 tuvo que levantarse el asedio de Navarrenx y se tomó Orthez en donde se había refugiado Terride.

El lugarteniente de Juana 11 ordenó la toma de los bienes eclesiásticos y el 28 de enero de 1570 quedaba abolido en el Bearne el ejercicio de la religión católica, con la que acabarán las Ordenanzas de 1571.

Por su parte Montamat y Arros redujeron la Baja Navarra, tomaron San Juan de Pie de Puerto, destruyeron las Iglesias, prohibieron el ejercicio del culto de la religión católica e impusieron como castellano de San Juan de Pié de Puerto al hugonote Marc de Lalanne.

Sin embargo, los bajonavarros permanecían fieles al catolicismo, por lo que Arros aconsejó a la reina la tolerancia y el ejercicio de la libertad de religión.

Siguiendo este consejo en la Corte celebrada en La Rochelle y tras la demanda de los Estados de Navarra del 7 de marzo de 1571 que pedían el libre culto católico, accedió la reina a la petición, concediendo la libertad de cultos. Libertad que no llegó tan rápidamente porque los señores de la Baja Navarra reclamaban en 1572 la libre disposición de sus bienes.

Durante el reinado de Enrique III y en concreto en 1585. se afirmaba que en la Baja Navarra dominaba el catolicismo a excepción de en Saint-Palais y en Ostabat.

Enrique III fue rey de Navarra desde 1572 a la muerte de su madre y lo será también de FRANCIA en 1589.

Siendo ya rey de Francia el 2 de mayo de 1 598 por el tratado de Vervins, se comprometía a no intentar resolver por las armas la ejecución de su derecho al reino de Navarra, dejando únicamente abierta la vía amigable o de justicia.

Tras la unión de ambos reinos de Francia y de Navarra en la persona del Rey se suscitaron dificultades jurídicas en la concepción de la Corona.

El Parlamento de París decidió que según el derecho público francés no se podia admitir ni reconocer una distinción entre el dominio público del Estado y el dominio privado del rey. Igualmente declaró que entre el rey y la corona había un matrimonio, con lo que como consecuencia todos los Estados o señoríos pertenecientes al rey, eran indefectiblemente del Reino.

Por otra parte el rey Enrique III de Navarra y IV de Francia (el de "París bien vale una misa") siguiendo el parecer de la corte de Burdeos y de Toulouse defendió otra opinión por la que se mantenía la organización particular de las partes y reinos que conformaban la Corona en concreto el Bearne, la Baja Navarra y Francia.

Las circunstancias políticas hicieron cambiar esta primera opinión del rey navarro. El edicto de Nantes, el fin de las guerras de religión, su conversión al catolicismo, su segundo matrimonio con Maria de Médicis y el nacimiento de sus hijos movieron a Enrique de Albret a aceptar la doctrina del parlamento de Paris y por el edicto de julio de 1 607 revocó sus cartas patentes del 13 de abril de 1590 y declaró que todas sus posesiones se incorporaban a la Corona de Francia.

A pesar de la incorporación mantuvo en su estado político al reino de Navarra y a las soberanías de Bearne, Andorra y Donnenzan.

En cuanto a la situación religiosa el Bearne era protestante desde 1569. Recibió el edicto de 1599 por el que se restablecía la religión católica y aceptó el nombramiento de obispos para Lescar y Olorón.

Sin embargo en 1611 los bearneses enviaron diputados a la Asamblea General de Reformados de Francia. En 1617 Mangot, guarda de los sellos del rey, enviaba unas letras abiertas de unión religiosa al Bearne las cuales no pudieron ser ejecutadas.

Cuando en 1610 le sucedió en el trono de Navarra y de Francia Luis XIII, el rey recibió por separado la corona de Francia, el reino de Navarra y la soberanía del vizcondado de Bearne.

En 1620 Luis XIII viajó hacia los Pirineos, entró el 20 de octubre en Bearne en donde hizo registrar un edicto incorporando a la Corona de Francia el reino de Navarra, las soberanías de Bearne, Andorra y Donnezan.

Como consecuencia de este edicto se reasumían las dos cortes supremas de justicia de Baja Navarra y del Bearne. Del mismo modo la cancillería de Saint-Palais y el Consejo Soberano de Pau se unían en un Parlamento único con sede en Pau.

La incorporación se realizó sin derogar los fueros, franquezas, libertades y privilegios y derechos de los súbditos de Navarra y del País del Bearne.

Sin embargo los Estados de Baja Navarra, reunidos en SaintPalais en noviembre de ese mismo año 1620 protestaron por la unificación y enviaron sus delegados. Un decreto del Consejo del 27 de abril de 1621 accedió en parte a las reclamaciones y declaró la separación de las justicias, pero manteniendo la unión de las Coronas.

Sin embargo esta separación era un paso político que no cambiaba la unidad fáctica que se estaba produciendo, por lo que un edicto de junio de 1624 pronunció definitivamente la unión de la Chancillería de Saint-Palais y del Consejo Soberano de Pau en el Parlamento de Navarra con sede en Pau.

vascos barra
historia vascos-arocena
HISTORIA DE ZUBEROA O SOULE


Zuberoa o Soule ocupa una extensión de 785 kilómetros cuadrados y es el territorio más oriental de los vascos lindando al este con el Bearne, al norte con Gascuña al oeste con Baja Navarra y al sur con el Roncal.

Asume el valle del’ Saison y sus afluentes y se divide tradicionalmente en tres zonas: Baja Zuberoa, Pettarra o Barhoa, al norte de la región.
Arballas o Arballak situada al centro de la geografia y Alta Zuberoa o Basabüria situada al sur y que se subdivide a su vez en dos valles el valle Dextre (Ibar Eskuin) y el Valle Senestre (Ibar Esker).
La historia del Vizcondado de Zuberoa comprende cuatro períodos que sin solución de continuidad nos describen los avatares políticos de una comunidad continuada en sus ritos, costumbres y conciencia de pueblo.

En la época romana Zuberoa formaba parte de la Novempopulania. Vizcondado independiente.
Los orígenes del vizcondado de Zuberoa son muy oscuros. Durante el siglo XI los vizcondes de Zuberoa negaron el homenaje al vizconde de Bearne, Ramón Guillermo, en 1078. Sin embargo Ramón Guillermo firmó un tratado de ayuda mutua con Centulo V y con Gastón vizconde de Olorón y de Bearn.

Para contrastar la influencia bearnesa los viscondes de Zuberoa se apoyaron en los reyes de Pamplona. Así en 1120 García sirvió en el ejército de Alfonso el Batallador.
Según Jaurgain, el duque de Gascuña Sancho VI Guillermo dió el territorio como vizondado a Guillermo Fort I en 1203.

A pesar del rango político adquirido lo cierto es que el vizcondado tuvo serias dificultades para mantener su autonomía con respecto al vizconde de Bearne y a comienzos del siglo XIII el vizconde de Zuberoa, Raimundo Guillermo IV, reconoció ser vasallo del rey de Navarra Teobaldo I, pero reservando el vasallaje ligio al rey de INGLATERRA.
En 1244 Raimundo Guillermo V se comprometió a servir al rey navarro contra todos menos contra el rey de Inglaterra. Pero se reservó la posibilidad de actuar libremente si el rey de Inglaterra atacaba a Navarra, porque en este supuesto estaría con sus hombres armados luchando al servicio del rey de Navarra.

Durante el enfrentamiento del vizcondado de Zuberoa contra Simón de Montfort, éste le tomó el castillo de Mauleón. Más tarde Raimundo Guillermo V murió en 1257 luchando contra el senescal de Gascuña y el señor de Sault.

En 1258 el vizconde Auger III hijo de Raimundo Guillermo V expulsó de Zuberoa al senescal de Gascuña, pero en 1261 debió abandonar sus tierras y se puso a servir al rey de Navarra.
Cuando en 1294 Eduardo I de Inglaterra levantó un ejército con el objetivo de recuperar Gascuña, contra su opositor el rey de Francia y de Navarra, Felipe IV el hermoso, el vizconde de Zuberoa, Auger III, se puso de lado del rey francés y navarro, que en recompensa le nombró preboste de Dax.

De esta manera desde 1299 recuperó el vizcondado de Zuberoa y se intituló vizconde por la gracia de Dios. Sin embargo Auger III perdió pronto Zuberoa que pasó a manos del rey inglés, mientras que su aliado el rey francés y navarro Luis el Hutin en 1307 le compensaba la pérdida de su vizcondado con el señorío navarro de Rada y con el nombramiento de alférez mayor del reino.

Entre tanto el vizcondado pasó a manos del reino de Inglaterra con la excepción de ciertos nobles de Zuberoa que descontentos del paso realizado se desnaturalizaron y pasaron a servir al rey de Navarra.
A partir de este momento el rey inglés administrará Zuberoa como duque de Aquitania.


PRIMEROS REYES DE NAVARRA


Iñigo Iñiguez “Arista” (816?-851) Perteneciente a una importante familia éuskera, fue elegido como jefe para luchar contra los invasores francos y árabes obteniendo numerosas victorias, siendo proclamado después como primer rey y fundador de la primera dinastía navarra (Iñiga-Arista) y del reino de Pamplona.

Fue sucedido por su hijo GARCIA IÑIGUEZ (851-882) educado en Córdoba. En su tiempo los normandos consiguieron llegar hasta Pamplona haciéndole prisionero. Fue liberado tras el pago de un rescate.

En el año 860 el ejército de Mohamed I invadió Pamplona, obligando a García Iñiguez a rendir vasallaje y a entregar a su hijo Fortún Garcés como prisionero. Murió en la batalla de los campos de Aibar.

Le sucedió FORTUN GARCÉS El Monje (882-905) el cual estuvo prisionero en Córdoba durante veinte años, tras la invasión de Pamplona por parte de Mohamed I.

Durante su reinado los árabes realizarían varias incursiones por el territorio navarro. Se cree que murió en el Monasterio de Leire. Al no tener hijos varones, con su muerte terminó también la dinastía Iñiga-Arista, siendo sustituida en el trono por la Jimena tras el enlace de la reina TODA ( descendiente de Fortún Garcés) con SANCHO GARCÉS I.

SANCHO GARCÉS I (905-925)

Conocido como Sancho Garcés I el Grande, era hijo de García Jiménez. Instaurador de la dinastía Ximena, amplió considerablemente las fronteras del reino con sus conquistas sobre los árabes. Estableció alianzas con los territorios vecinos por medio de enlaces matrimoniales de sus hijos, y gobernó el condado de Aragón como tutor de su hijo, García Sánchez I. Fue enterrado en la iglesia del castillo de San esteban de Deyo ( en la cumbre de Monjardín)

GARCIA SANCHEZ I 925-970)

Hijo de Sancho Garcés I, heredó el trono a los seis años de edad bajo la tutela de su madre la reina Toda y de su tío Ximeno Garcés. Estuvo casado con Androgoto Galíndez, hija del conde de Aragón, lo que posteriormente daría lugar a la unión de los dos reinos.

SANCHO GARCÉS II Abarca ( 970-994)

Hijo de García Sánchez I. Su sobrenombre se debe a que estando en una ocasión al otro lado de los Pirineos, recibió noticia de que los árabes habían entrado en Navarra, por lo que proveyó a sus tropas de abarcas de cuero para caminar mejor por las montañas nevadas, presentándose rápidamente en Pamplona y venciendo a los musulmanes.

Sin embargo a lo largo de su reinado sufrió varias derrotas a manos de estos, principalmente por las huestes de Almanzor, hasta el punto que tuvo que ofrecerle numerosos regalos e incluso a su hija en matrimonio para salvar el reino. De ese matrimonio nació Sanchuelo, que gobernaría al-Andaluz tras la muerte de Almanzor.

GARCIA SANCHEZ II el Tembloroso (994-1004)

Hijo de Sancho Garcés II, nació en Tudela (Navarra) el año 958 y como su padre, se enfrentó a los árabes en numerosas ocasiones: Su sobrenombre parece que se debe a algún padecimiento de origen nervioso.

Si bien su muerte fue muy llorada por los soldados y al clero, al que había dedicado muchas fundaciones, el pueblo en cambio no lo vio así debido a los elevados impuestos que se habían visto obligados a pagar durante su reinado.

SANCHO GARCÉS III el Mayor ( 1004-1035)

Hijo de García el Tembloroso, reinó desde los doce años bajo la tutela de la reina abuela doña Urraca, la reina madre de Ximena, los obispos Belasio y García y por García Velásquez y Oriol Johaniz.

Fue el monarca cristiano más importante del siglo XI, alcanzando Navarra durante su reinado su mayor esplendor tanto territorial como culturalmente.

Por su matrimonio con Munia de Castilla, ésta pasó a formar parte del reino de Navarra ( aunque se le exigió que fuera su segundogénito quien la heredase, para así evitar que el entonces condado perdiera su independencia) Tras conquistar Astorga y León (1034) ostentó el título de Emperador.

Antes de morir repartió sus territorios entre sus hijos, con lo que la unidad de los estados cristianos peninsulares volvía a disolverse. Sancho Garcés el mayor murió a los 43 años de edad.
vascos-arocena Monasterio Nájera
MONASTERIO DE NÁJERA
GARCIA SANCHEZ III el de Nájera (1035-1054)

Primogénito de sancho Garcés III, nació en Nájera (La Rioja) hacia el año 1010. Debido al reparto de las tierras del condado de Castilla, los hermanos (García de Navarra y Fernando de Castilla) se enfrentaban, muriendo el primero en la batalla de Atapuerca, cerca de Burgos, el 1 de Septiembre de 1054.

Fue enterrado en el panteón de los reyes del monasterio de Santa María de Nájera, que él mismo había mandado construir dos años antes.

SANCHO GARCÉS IV el de Peñalén (1054-1076)

Hijo de Garcia Sáchez III, fue proclamado rey el mismo día que murió su padre en Atapuerca, siendo coronado en el mismo campo de batalla a la edad de catorce años, reinando hasta los dieciocho bajo la tutela de su madre, doña Estefanía.

Su sobrenombre se debe a que durante una cacería, su hermano Ramón le precipitó al vacío desde la roca del mismo nombre.

SANCHO RAMIREZ de Aragón (1076-1094)

Como Sancho el de Peñalén sólo tenía dos hijos pequeños cuando murió, y para evitar los problemas de la secesión de un menor, se eligió a Sancho Ramírez de Aragón como sucesor, quedando de esta forma unidos ambos reinos.

En 1092 concertó un tratado de ayuda mutua con el Cid. Murió en 1094, durante el asedio a la ciudad de Huesca, al alcanzarle una flecha.

Pedro I (1094-1104)

Hijo y sucesor de Sancho Ramírez, conquistó Huesca tras morir aquél. Amigo del Cid, luchó a su lado en la batalla de Bairén en 1097, y estuvo casado con su hija María, en su segundo matrimonio (el primero fue con Inés de Aquitania), aunque no dejó descendencia, sucediéndole en el trono su hermano, Alfonso.

ALFONSO I el Batallador (1104-1134)

Hermano y sucesor de Pedro I. Tras un asedio de cuatro años, conquistó Zaragoza a los musulmanes. En 1125 realizó una importante expedición por Valencia, Murcia y Andalucía. En 1133 fue derrotado por los musulmanes durante el asedio a Fraga. Poco después cayó enfermo y murió sin descendencia.

GARCIA V RAMIREZ El restaurador (1134-1150)

Al no dejar Alfonso I descendencia, fue elegido nuevo monarca García Ramírez, hijo del infante Ramiro Sánchez y de Cristina, hija del Cid Campeador.

Los aragoneses eligieron como rey a Ramiro II, con lo que los reinos de Pamplona y de Aragón quedaban nuevamente separados. García Ramírez pertenecía a la dinastía Navarra, ya que era nieto de Sancho Garcés IV.

Murió el 21de Noviembre de 1150, cerca de Estella (Navarra)

SANCHO VI El Sabio (1150-1194)

Hijo y sucesor de Ramírez el restaurador, comenzó a reinar cuando tenía solamente 15 años. Su sobrenombre se debe a que gobernó con mucha prudencia y justicia.

Socorrió con mucha generosidad a los pobres y rebajo los impuestos.

Fundó muchas poblaciones, entre ellas San Sebastián en 1150 y Victoria en el 1181.

Realizó importantes obras arquitectónicas y fundó numerosos monasterios cistercienses. En 1190 firmó un acuerdo con Alfonso II de Aragón para protegerse de las ansias expansivas de Castilla.
En 1191 casó a su hija Berenguela con Ricardo Plantagenet, rey de Inglaterra, más conocido como Ricardo Corazón de León. Con Sancho el Sabio, el hasta entonces reino de Pamplona pasaría a llamarse en adelante reino de Navarra.

SANCHO VII El Fuerte (1194-1234)

Hijo y sucesor de Sancho el Sabio, su reinado se caracterizó por la prosperidad económica.
Participó en la batalla de Las Navas de Tolosa en 1212, donde entró en la leyenda al ver la tienda del jefe enemigo, miramamolín rodeada por un auténtico muro de esclavos sujetos con gruesas cadenas, imposible de cruzar.

El rey navarro espoleó su caballo y de un espectacular salto, pasó por encima, ejemplo que siguieron otros caballeros. Cogió entonces una maza y asestó tales golpes a las cadenas, que estas terminaron por saltar en pedazo, liberando a los esclavos y a haciendo huir al enemigo.

En recuerdo de aquella heroica hazaña incorporó las cadenas a su escudo de armas, colocando en el centro una esmeralda, que era la que llevaba el rey árabe vencido en su turbante.

Este es el escudo Navarro que conocemos hoy.

Murió en su castillo de Tudela el 7 de Abril de 1234, a los 80 años de edad, sin descendencia directa. Fue sepultado en el templo de Santa María de Roncesvalles, que él mismo había mandado edificar.

Su estatura era de 2,37 m.

Le sucedió su sobrino Teobaldo de Champaña, con lo que desapareció la estirpe de los reyes de Navarra, y comenzaba una sucesión de dinastías extranjeras.
JAVIER AROCENA

: